lunes, 20 de mayo de 2013

UNIDAD 3




REFERENCIA BÍBLICA
2 Reyes 4:1-7

OBJETIVO DE LA LECCIÓN
Enseñar a los niños que los que confían en Dios son bendecidos

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR
 “Señor de los ejércitos, dichosos los que en ti confían.” Salmos 84:12

INTRODUCCIÓN
Educadora comience diciendo lo siguiente: ¿Quién de ustedes se queda contento y seguro (Educadora, abrace su propio cuerpo y pida que los niños que la imiten) con el cariño de papito y mamita, cuando cuidan de ustedes? (Espere la participación) Hoy vamos a aprender la historia de una mujer que en el momento mas difícil uso la fe y fue ayudada por Dios. ¿Vamos a saber como? Quédense quietecitos que les voy a contar.

AYUDANDO A UNA VIUDA
Amiguitos, hace mucho tiempo, había una mujer que vivía con sus dos hijos. Su marido fue discípulo, ayudante de un pastor. La familia debía mucho dinero, sin embargo la mujer no tenia dinero y no sabia que hacer para pagarle. A causa de eso, el hombre malvado dijo que si la mujer no le pagase, se llevaría a los dos hijos de ella a trabajar para el sin pagarles, como esclavos y que ella nunca mas volvería a ver a sus hijos y que tampoco podría hablarles. ¡Pobrecita esa mujer!

Muy triste ella fue hasta el profeta, es decir, el pastor Eliseo y conto todo lo que estaba sucediendo. Eliseo pregunto: “¿Qué puedo hacer por ti? Dime que es lo que tienes en casa” Y ella respondió: “Tu sierva no tiene nada en casa, solo una vasija de aceite”

Amiguitos, el profeta Eliseo mando a la mujer a ir con sus hijos de casa en casa, y  pedir prestadas muchas vasijas vacías a sus vecinos. Después, ella tendría que entrar en casa, cerrar la puerta y llenar las vasijas con el aceite. Ella hizo todo correctamente, de la manera que el mando y entonces el milagro sucedió, pues con ese poquito de aceite lleno todas las vasijas.

Muy feliz, ella vendió el aceite, pago la deuda y vivió con sus hijos, pues aun había sobrado mucho dinero.

CONCLUSIÓN
Amiguitos, Jesús es aquel que cuida de nosotros, y El quiere que tengamos todo lo mejor  en nuestra vida. Debemos ser obedientes a la palabra de Dios, así como la viuda de la historia de hoy, que obedeció al profeta Eliseo. Pequeñitos ¿vamos a pedir a Dios que cuide de nosotros todos los días? Educadora, haga una oración con los niños.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Titeres para La clase

NOEMI Y RUTH Coloboro EBI Casablanca