miércoles, 24 de abril de 2013

UNIDAD 4


REFERENCIA BÍBLICA
Gálatas 5:22-24 y Hechos 9:36-43

OBJETIVO DE LA CLASE
Enseñar a los niños que la bondad y la fidelidad son características del fruto del Espíritu Santo.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR
“porque el fruto del Espíritu es en toda bondad, justicia y verdad” (Efesios 5:9)

INTRODUCCIÓN
Educadora, lleve a la sala una cartulina con ilustraciones o fotos de personas ayudando a su prójimo, ayudando a cruzar la calle, donando ropas (Ilustraciones fáciles de encontrar en internet). Comience este momento diciendo lo siguiente: Amiguitos, vean a las personas en este cartel, ellas están ayudando, están siendo bondadosas con su prójimo, ¿no es verdad? Hoy vamos a conocer la historia de una mujer que era muy bondadosa con las personas. ¿Vamos a descubrir de que estoy hablando? Queden quietecitos, que la historia ya va a comenzar.

BONDAD Y FIDELIDAD: FRUTO DEL ESPÍRITU
Había una vez una mujer llamada Dorcas. Vamos a repetir el nombre de ella: Dorcas. ¡Así es, ustedes aprenden rapidito!

Dorcas era costurera y hacía ropas lindas. Saben niños, ella era muy buena y hacía ropas para dar regalos a las personas que no tenían dinero para comprar. A sus vecinos les caía muy bien Dorcas, y sabían que ella era de Dios.

Un día una cosa muy fea sucedió con ella. (Educadora, haga una expresión de sorpresa) Dorcas quedó muy enferma, pero muy enferma de verdad, (Haga una expresión de tristeza) y no resistió. En ese momento sus amigos la cargaron, subieron las escaleras, y la colocaron en un cuarto que quedaba en el piso de arriba. Entonces los amigos de ella, llamaron a Pedro, un pastor que oraba por las personas. Pedro, fue hasta el lugar donde Dorcas estaba, se arrodilló, oró y dijo: “¡Levántate!” y Dorcas vivió nuevamente y quedó curada.

¡Que alegre!, ¡Dorcas está viva! Gritaban las amigas de ella, y todos quedaron felices por el milagro que Dios había hecho a través de Pedro.

CONCLUSIÓN
Amiguitos, Dorcas era bondadosa y respetaba a Dios, pues era fiel a Él y hacía de todo para hacerlo feliz. Ella tenía el Espíritu de Dios y por eso era bondadosa y fiel a Él, es decir le obedecía. Debemos ser como Dorcas, bondadosos y obedientes a Dios, ¡Amén!

ACTIVIDADES




jueves, 18 de abril de 2013

UNIDAD 3





REFERENCIA BÍBLICA
Gálatas 5:22-23 y Lucas 10:25-37

OBJETIVO DE LA CLASE
Enseñar a los niños que cuando tenemos el Espíritu Santo, tenemos amor y alegría en nuestro corazón.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR
“…el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que Él nos dio.” Romanos 5:5

INTRODUCCIÓN
Educadora, realice un cartel con las siguientes figuras: Un mendigo, personas buscando en el bote de la basura, y niños en las calles. Lleve también a la sala, tres metros de tela o papel fuerte, de color verde y cinta adhesiva. Extienda el papel o tela verde en el piso y pegue con la cinta adhesiva (Educadora, pegue bien porque los niños van a caminar sobre este papel o tela) Comience preguntando: ¿Están viendo a estas personas? (Muestre el cartel) Ellas están necesitando ayuda, ¿no es verdad? ¿A ustedes les gusta ayudar a sus amiguitos? (Espere que ellos respondan) Pero existen personas a las que no les gusta ayudar a los otros, ¿sabían? ¡Es verdad! En la historia de hoy vamos a conocer a dos hombres que no ayudaron a un necesitado. ¿Vamos a descubrir lo que sucedió? Entonces escuchen con bastante atención, que voy a comenzar a contarles.

EL ESPÍRITU DEL AMOR Y DE LA ALEGRÍA
Había una vez, un hombre que estaba paseando por el camino, (camine despacio con los niños encima del papel o tela verde que pegó en el piso) cuando de repente él vio a un ladrón. ¡Ahh! Que susto, el ladrón le robo y después lo tiró al piso. (Educadora pida a los niños que tomen asiento) Entonces pasó por ahí un hombre que no (Haga una señal negativa) lo ayudó. Inmediatamente después, vino otro hombre que lo miró. (Ponga su mano en la frente y mire al piso, mostrando curiosidad) ¿Cómo hizo el hombre? (Haga otra vez el gesto y pida que los niños la imiten) Él miró y miró, pero tampoco lo ayudó y se fue. Pobrecito el hombre que estaba en el piso. ¿Será que nadie lo iba ayudar? (Espere que ellos respondan)

Cuando él ya estaba pensando que nadie lo iba a levantar de ahí, apareció un hombre samaritano. ¡Que súper, la ayuda llegó! Él era muy bondadoso y venía montado en su animal, y al ver al pobrecito caído en el piso, inmediatamente se bajó para ayudarlo. Entonces colocó al hombre encima de su animal y lo llevó a un lugar donde los viajeros se hospedaban, después cuido a dos personas accidentadas y les dio comida y agua (Haga un gesto como si estuviese comiendo y bebiendo). Y antes de irse, él también dejó todo pagado para que el hombre se quedase muchos días descansando ahí.

CONCLUSIÓN
Amiguitos, Jesús se queda muy feliz cuando amamos y ayudamos a las personas. El samaritano hizo lo correcto ayudando a aquel hombre en el camino y él se quedó muy feliz por haberlo ayudado. Niños, cuando Jesús y el Espíritu de Dios están cerquita de nosotros, entonces nosotros tenemos amor y alegría en nuestro corazón. Quien quiera tener el Espíritu de Dios cerquita, diga ¡“yo”! ¡Muy bien!



miércoles, 10 de abril de 2013

UNIDAD DOS



REFERENCIA BÍBLICA: Gálatas 5:16-26

OBJETIVO DE LA CLASE:
Enseñar a los niños sobre el fruto del Espíritu Santo

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR:
“No es buen árbol el que da malos frutos, ni árbol malo el que da buen fruto. (Lucas 6:43)”

INTRODUCCIÓN
Educadora, comience este momento diciendo lo siguiente: ¡Hey, amiguitos! ¿Quién de ustedes tiene un amiguito muy desordenado, y que constantemente las personas se viven quejando de él? Hoy la historia, es sobre dos lindas amiguitas, pero una es diferente de la otra. ¿Quieren saber por qué? Pongan bastante atención, porque ya les voy a contar.

EL FRUTO DEL ESPÍRITU SANTO
Había una vez, dos niñas (muestre dos dedos, y pida que los niños la imiten): Ana y Bia. Ellas eran amigas, pero se comportaban de forma diferente una de la otra. Ana, amaba a las personas y respetaba a los más viejos, no le gustaba pelear con sus compañeritos y era muy buena. Ella era muy obediente a  su papi y a su mami. Ana tenía el fruto del Espíritu Santo. Saben niños, el Espíritu Santo es el Espíritu de Dios, y Él quiere estar cerquita de cada uno de ustedes, así como estaba cerquita de Ana, pues ella dejaba a Dios muy feliz, por ser una buena niña.
Bia era muy diferente, siempre estaba peleando y golpeando a sus amiguitos. Que cosa mas fea, ¿no es verdad? (Haga una expresión seria). Bia desobedecía a su papi y a  su mami, no le gustaba ayudar a las personas, hablaba malas palabras y era malcriada con los mayores. Saben amiguitos, Bia no tenía el fruto del Espíritu Santo y Papito del cielo quedaba muy triste con ella. Pero un día, Ana llevó a Bia a la EBI, y allá Bia aprendió, que si continuaba siendo desobediente, el Espíritu Santo no estaría cerquita de ella. Entonces Bia comenzó a ser obediente y eso dejó a Dios muy feliz.

 CONCLUSIÓN
Amiguitos, el Espíritu Santo, que es el Espíritu de Dios, quiere estar cerquita de nosotros, por eso debemos ser obedientes, porque así lo dejaremos muy feliz. ¿Quién de ustedes va a ser obediente, y va a orar para pedir a Papito del cielo que esté cerquita del ustedes? ¡Amén! Entonces vamos a orar.


                                                         ACTIVIDADES






viernes, 5 de abril de 2013

ESCALA EBI



Que tal este lindo formato para la escala de nuestras educadoras, ademas de ayudarnos a llevar el control , también decora nuestra sala.
Espero les guste y la usen en cada una de sus EBI

UNIDAD 1






REFERENCIA BÍBLICA
Juan 16:5-33 / Hechos 2:1-4

OBJETIVO DE LA CLASE
Enseñar a los niños sobre el Bautismo con el Espíritu Santo, nuestro Consolador.
                    
VERSÍCULO PARA MEMORIZAR
“Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre” Juan (14:16)

INTRODUCCIÓN
Educadora, comience este momento preguntando, ¿algún día tu mamá necesitó salir para resolver alguna cosa, pero no podía llevarte y quedaste muy triste? (Espere la participación). Pero yo tengo certeza de que tu mamá le pidió a alguien que se quedara contigo, hasta que ella regresara, ¿No es verdad? ¿Ustedes sabían que, cuando el Señor Jesús fue a vivir al cielo, los discípulos también quedaron tristes?, ¡pero Dios no los dejó solitos! ¿Quieren saber lo que sucedió? Entonces pongan atención, que la historia va a comenzar.

JESÚS HABLA SOBRE EL ESPÍRITU SANTO
Había una vez, un grupo de personas que amaban a Dios. ¡El que ama a papito del cielo, diga “yo”, amén! A aquellas personas les gustaba escuchar las historias sobre Dios, que los discípulos les contaban. Amiguitos, los discípulos eran hombres que ayudaban a Jesús antes que Él se fuera a vivir al cielo.
Un día, aquellas personas y los discípulos estaban juntos en la iglesia, cuando de repente, ellos comenzaron a orar con mucha alegría y a hablar palabras que nadie entendía. ¿Saben lo que estaba sucediendo amiguitos? aquellas personas estaban recibiendo el Espíritu de Dios, ¡si, eso mismo! ¡Nuestro Padre del cielo, estaba juntito a esas personas! Por eso ellas estaban tan alegres, y el Espíritu de Dios hizo que ellas hablaran aquellas palabras desconocidas. ¡Que maravilla! El Espíritu de Dios estaba cuidando de ellas y no iba a dejar que nada malo les pasará.

CONCLUSIÓN
Niños, sean obedientes y no se olviden de orar, hablar con nuestro Padre el cielo, que queda feliz cuando ve un niño obediente. Cuando un niño ora y habla con Él, entonces Él da su Espíritu. Por eso debemos ser obedientes a los padres, bondadosos, amar a nuestros amigos y enemigos, y el Espíritu de Dios quedará juntito de cada uno de nosotros.




RECURSOS PARA LA CLASE

EBI SANTA MARTA