martes, 12 de noviembre de 2013

 

NABUCODONOSOR era el rey de la Babilonia, y el y su ejército invadieron la ciudad de Jerusalén, la tierra del pueblo de Dios. El rey Nabucodonosor dio la siguiente orden:

soldados, cuando entren en Jerusalén, tomen todo el oro, todas las cosas de valor, y también todos los jóvenes fuertes e inteligentes. Quiero todas las riquezas y los jóvenes van a trabajar para mí en el palacio. Ellos llevaran a los israelitas más inteligentes para Babilonia. Después, el rey escogió los muchachos más bonitos y ágiles para servirle en su palacio. Juntamente con ellos fueron llevados Daniel y sus tres amigos: Ananías, Misael y Azarías. El rey decidió lo siguiente: Capacite a los muchachos para servir en mi palacio y después de tres años de enseñanza, escoja el más inteligente para ayudarme a solucionar los problemas del palacio. El rey quería que los muchachos fuesen fuertes y saludables mientras estudiaban.
Un día el jefe de los siervos del rey, dijo a los prisioneros que todos los jóvenes que fuesen
inteligentes y que tuviera buena salud, irían a vivir en el palacio del rey.
Siguió explicando: El rey desea que sean entrenados para ser  líderes y a todos ustedes serán dado buenas instrucciones y la misma comida que el rey come. De aquí a tres años ustedes serán presentados al rey porque él desea que ustedes los ayuden a administrar el país. ¿Qué gracioso, verdad niños? Cuando llego la hora de comer, los siervos del rey llevaron para ellos la misma comida del rey.
Pero Daniel dijo: ¡No quiero comer las cosas ricas del rey! ¿Saben porque niños? Aquellas comidas eran ofrecidas a otros dioses. El mayordomo quedo muy preocupado y dijo a
Daniel: el rey dijo que ustedes deberían comer y beber. Pues si no tienen una buena apariencia y si no están bien saludables como los otros muchachos él me va a matar.
Entonces Daniel le dijo: Haga una prueba con nosotros por diez días. Dadnos solamente agua y legumbres, después compare con los otros muchachos que están comiendo la
comida del rey y verá quien está más saludable, si nosotros o ellos. Daniel insistió para que el hiciera la prueba. ¿Qué fidelidad, no es así niños? Así que el jefe de los siervos dejo
que comieran legumbres y agua en vez de la comida del rey.
Al final de los diez días, Daniel y sus tres amigos estaban más fuertes de que los otros muchachos. Cuando llego el día los jóvenes se presentaron delante del rey, allí estaban también los muchachos que habían sido alimentados de la comida del rey. Después de hablar con todos ellos, el rey encontró a Daniel y sus amigos más inteligentes, y con mejor apariencia, y los eligió para vivir en el palacio. Siempre que el rey hacia alguna pregunta a Daniel, Ananías, Misael y azarías, ellos sabían diez veces más que los otros sacerdotes y sabios del reino.
 
CONCLUSIÓN

Niños , Aunque las personas intenten presionar para que ustedes hagan cosas que desagraden a Dios , como mentir, jugar en clase , coger las cosas que no le pertenecen, etc., permanezcan firmes en Jesús, sean fieles a Dios, obedeciendo su palabra, actuar así nos traerá felicidad; pero si desobedecemos a Él las consecuencias nos harán infelices.             
 


 

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Titeres para La clase

NOEMI Y RUTH Coloboro EBI Casablanca