viernes, 17 de enero de 2014

TESTIMONIO DE UNA EDUCADORA

Hoy en día siento gran placer en enseñar a los niños lo que un día con tanto amor me enseñaron a mí.
 
Asisto en la EBI desde que tenía 7 años de edad, al principio no me gustaba estar allí, pues lo hacía solo porque mi mamá me obligaba a ir, yo era una niña rebelde, caprichosa, grosera, decía malas palabras, gritaba a mis padres, en el colegio era callada, no me relacionaba con nadie, vivía apartada de todos, no me gustaba hablar con nadie en fin vivía muy triste y la verdad no sabía por qué.
 
Después de participar de la ebi mi vida cambio, me convertí en una niña obediente, sociable, amigable, ya no decía malas palabras y tanto en mi casa como en el colegio se vio el cambio,  participaba en las clases y empecé a destacarme por mis buenas notas en el colegio,  en la ebi aprendí el verdadero significado del temor a DIOS, comencé  a ser diezmista y ofrendante de la casa de DIOS; ahora deseaba que llegaran los domingos para estar en la ebi y fue así como el amor por la ebi fue creciendo hasta que me convertí en una educadora, hoy en día siento gran placer en enseñar a los niños lo que un día con tanto amor me enseñaron a mí, en llevar a los niños a conocer a DIOS y a que a través de mi aprenda más acerca de su palabra para que sean grandes hombres y mujeres de DIOS.

Educadora Tatiana Valbuena - E.B.I Cabecera

1 comentario:

  1. les visito nuevamente desde mi blog www.creeenjesusyserassalvo.blogspot.com

    ResponderEliminar

Titeres para La clase

NOEMI Y RUTH Coloboro EBI Casablanca