Ir al contenido principal

OMNISCIENTE, OMNIPRESENTE, OMNIPOTENTE


OBJETIVO DE LA LECCIÓN: Enseñarles  a los  niños  que DIOS es

OMNIPRESENTE - Está en todo lugar
OMNISCIENTE     - Ve todo.
OMNIPOTENTE   - Tiene todo el Poder.

OBJETIVO: Enseñar que la Trinidad de Dios hace que Él esté en todas partes, vea todo y tenga todo el Poder.

LECCIÓN:

OMNISCIENTE, OMNIPRESENTE, OMNIPOTENTE

“¿Podrá alguien esconderse donde Yo no pueda verlo? ¿Acaso no Soy Yo el Señor, que llena el Cielo y la Tierra?” Jeremías 23.24 – RVC

No hay manera de esconderse de Dios. Él es Omnipresente, o sea, puede estar en todos lados al mismo tiempo.
Él no está hecho de la misma materia que nosotros. De la misma manera que podemos ver todo lo que está dibujado en una hoja de papel, Dios puede ver todo lo que ocurre en el mundo.
El universo, para Él, es como una hoja de papel para nosotros. Nada está escondido.
Por eso, tenemos que estar atentos a todo lo que hacemos. No pienses que puedes esconder lo que hiciste de incorrecto. Él sabe si te dejaste influenciar por cosas malas que hacen o dicen tus amigos.
Él es omnisciente, es decir, Él sabe todas las cosas. Tiene acceso a nuestros pensamientos y a nuestro corazón. Por eso, cuando vayas a hablar con Él, sé muy sincero. Muy sincero, realmente. Porque Él ya sabe lo que piensas  y solo quiere ver tu sinceridad hacia Él.
Nosotros, que somos de Dios, tenemos que vigilar lo que decimos en la escuela, en casa y entre amigos. Debemos apartarnos de las confusiones, las peleas y de todo aquello que sabemos que no agrada a Dios. Él es justo, entonces tenemos que apartarnos de todo lo que es injusto e incorrecto, para que seamos más parecidos a Él.
Y si eso es muy difícil, no hay problema. Basta que realmente quieras hacer las cosas correctamente y buscar en Dios la fuerza para hacer lo que no estás logrando hacer solo. Porque además de omnisciente (saber todo) y omnipresente (estar en todos lados), Él también es omnipotente (tiene todo el Poder).
Pero Dios no juega a los títeres en este mundo. No somos Sus robots. Él tiene Poder, pero no usará ese Poder en contra de nuestra voluntad, porque Él nos respeta. Entonces, si necesitas que Él actúe, tienes  que pedírselo y darle el control de tu vida.
Las personas no hacen eso en el mundo. Ellas quieren que Dios actúe en sus vidas, pero no quieren entregarle sus vidas a Él. Ellas quieren continuar hablando mal de los demás, peleándose, traicionando y mintiendo y piensan que Dios debería usar Su Poder aunque ellas estén lejos de Él. Pero Él no es así.
Si las personas Lo conocieran sabrían que es una regla que Él mismo hizo: solo usar Su Poder en favor de aquellos que Lo buscan queriendo cambiar.

Dios tiene Poder para transformarte.

Si te ves con muchas incapacidades, complejos y debilidades, Dios tiene el Poder para transformarte. Y más: Él quiere hacer que te transformes en un ciudadano de Su Reino. ¿Recuerdas  que hablamos el mes pasado sobre el amor de Dios? ¿Recuerdas  que dijimos que Adán y Eva fueron hechos para vivir para siempre con Dios, en el Jardín del Edén?
Ellos tenían todos los árboles del Jardín a su disposición y Dios separó solo un árbol para Él y dijo que no debían tocarlo. Aun así ellos prefirieron oír la sugerencia del diablo y comieron el fruto del árbol, obedeciendo al diablo y desobedeciendo a Dios. Así, le entregaron la autoridad sobre sus vidas y sobre la tierra al diablo.
De esa forma, el hombre quedó como secuestrado por el pecado, hasta que Jesús pagó el precio de su rescate: con Su propia vida.
Él dio Su propia vida por la nuestra. De esa forma, volvimos a tener el derecho de vivir para siempre con Dios en el Paraíso.
Pero, mientras vivamos en este mundo, necesitamos actuar de una manera que tenga que ver con la de un hijo de Dios. Para mantenernos a Su lado, no podemos actuar como las personas de allá afuera.
Por eso, Él nos da la oportunidad de nacer de nuevo.

Pero, ¿cómo “nacer de nuevo”?
¿Entrar al vientre de la madre y nacer otra vez?
No, el nuevo nacimiento no tiene que ver con el nacimiento del cuerpo, sino con el nacimiento interior.

Dios hace todo nuevo, Él te hace una nueva persona por dentro.
Pero, ¿cómo es eso? Si Le pedís  a Él y   buscas el nuevo nacimiento, cambias por dentro. Tus deseos van a ser buenos, tus voluntades, tu comportamiento, tus pensamientos... ¡Incluso tus intereses van a ser los mejores!
No tendrás más deseos de mentir. Vas a lograr controlarte y no harás cosas incorrectas. Tu motivo para vivir va a ser agradarlo. Vas a tener una razón para vivir y serás una persona mucho mejor que ayudarás a los demás.
Las personas van a mirarte y verán que hay algo diferente en tu manera de ser. Y en tu interior tendrás paz, serás feliz y vas a compartir los pensamientos de Dios. El nuevo nacimiento cambia incluso la forma de entender el mundo. No mejoras, te transformas.
Es la manera que Dios inventó para hacer que nosotros nos acerquemos más a aquello que Él planeó para el ser humano en el comienzo. Inclusive porque para tener un Amigo que tiene todo el Poder, sabe todas las cosas y está en todos lados, necesitamos tener intereses correctos y deseos justos porque todo ese Poder solo está al servicio del bien.

Dios está a tu lado y quiere hacerte una persona mejor.

Entonces, ¡las cosas se vuelven mucho más interesantes en la vida!
Porque descubres  que estás al lado de un Dios omnipresente, omnisciente y omnipotente.
¡Oras  a un Dios así, que está en todos lados, que sabe todo y que tiene todo el Poder! Y Él está a tu lado queriendo ayudarte a crecer y a desarrollar tu interior, haciendo que nazcas de nuevo y siendo una persona nueva, mucho mejor de la que eres  hoy.
Mientras el diablo solo quiere acusarte y decir que nada en tu vida va a funcionar, Dios quiere transformarte, haciendo que tus principales características se vuelvan grandes cualidades para luchar en esta guerra por la salvación de otras personas.
Él ve en ti  a un guerrero, un hijo valiente que podrá ser muy útil y muy importante para ayudar a otras personas que hoy piensan que no tienen salvación.
Tú tienes  a ese Dios como tu aliado, pero, para que eso realmente funcione en tu vida, tienes  que aliarte a Él. Si haces un pacto con Él hoy, serás una de las pocas personas del mundo que aceptaron seguir por ese camino.
Los escogidos son pocos, y se hacen escogidos. Ellos aceptaron el llamado y decidieron hacer lo que sea necesario para mantener ese Pacto con Dios. Tú  tienes  esa oportunidad hoy y Dios está solo esperando tu decisión para entrar en tu vida y ser tu socio.


CONCLUSIÓN:

A todo lugar que vayas, Él está presente. Todo lo que digas, pienses y hagas, Él lo ve. Y lo que necesitas cambiar para mejor, Él tiene el Poder para transformarlo, dándote un nuevo comportamiento, el nuevo nacimiento. Has  un pacto con Él.

Observaciones para las educadoras:

·         Hacerles preguntas a los niños (las que colocamos a continuación son sugerencias que pueden ser usadas, pero la educadora , que conoce a los niños y está con ellos en el momento de la clase, puede  y debe  crear sus propias preguntas relacionadas al tema, para interactuar mejor con ellos y hacerlos pensar, aplicando su propia vida a lo que oyeron).
               
·         Pedir testimonios (es importante que los niños vean el resultado de lo que ha sido predicado. Al igual que el pastor muestra los testimonios de transformación de vida, es importante que la educadora muestre también testimonios. Converse con los niños y vea lo que esas enseñanzas han hecho en la vida de ellos. Usted se sorprenderá y el Espíritu Santo orientará su trabajo).



Preguntas:
1- ¿Cómo ves a Dios?
2- ¿Cómo te comportas en  los lugares a los que vas?
3- ¿Ya experimentaste el Poder de Dios en tu vida y familia?

Educadoras y Consejeras: Comparen las respuestas de los niños y de los Teens según el ejemplo de las siguientes respuestas.

Mejor Respuesta:

1- Que Él está presente en todo lugar, y nadie puede huir de Su Presencia.
2- Dios sabe todo, ve lo que hago y siempre sabe cuál es mi intención.
3- Sí, Él tiene Poder para curar y salvar.
  
Cuenta  tu experiencia acerca  del  Poder de Dios.
¿Qué cambió en ti  desde que descubriste cómo es Dios?  (Esa pregunta debe ser hecha a lo largo del mes, después de que el niño haya asistido a algunas clases sobre el tema.)

Nota: Interactuar con los niños y los Teens, según las respuestas. Pedirle dirección al Espíritu Santo.
Los temas son mensuales, pero las educadoras  y las consejeras deben enriquecerlos con ejemplos diariamente.

Frases claves para dirigir la clase de los niños más pequeños:

*Dios sabe todas las cosas – es omnisciente
*Dios está en todos lados – es omnipresente
*Dios tiene todo el Poder – es omnipotente
*Entrégale tu vida a Dios para que Él pueda usar Su Poder en tu favor.
*Dios tiene Poder para transformarte.
*Dios hace de ti  una nueva persona por dentro.

*El Poder de Dios solo está al servicio del bien.
*Dios está a tu lado y quiere hacer de ti  una persona mejor.
*Tú puedes  ser un guerrero contra el diablo.
*Has  un pacto con Dios para tenerlo como tu aliado.
*Sé un escogido.


Comentarios

Entradas populares de este blog

COMO GLORIFICAR A DIOS CON NUESTRO CUERPO

Cada día que pasa es mas difícil guardar nuestra vida para glorificar a nuestro Dios, no es una tarea fácil, pero si amamos nuestro señor, mas que todas las cosas siempre estaremos dispuestos a sacrificar nuestras voluntades para agradarlo a él,  como por ejemplo cuidar del cuerpo que el nos ha dado, pues nuestro cuerpo fue Dios quien nos dio, para que lo cuidemos, ya que el deseo de Dios es  habitar en nosotros.  Usted y yo somos libres para hacer muchas cosas, pero todas esas cosas ni siempre son la voluntad de Dios, y traen consecuencias muy tristes.Cabe a cada uno pensar si lo que hacemos o vamos a hacer, glorifica a Dios. sabemos que Dios habita en un corazón limpio, pero como glorificarlo con mi cuerpo? cuando NO permito que mi cuerpo sea tatuado con imágenes, o piercing pues quién me mire a mí no va a ver una persona de Dios y si una persona del mundo, ya que el tatuaje y el piercing  es un invento del mundo, con el fin de que nosotros no le demos gloria a Dios.Cuando cuido mi man…

DIBUJOS Y CANCION PARA LA CLASE - LA OBEDIENCIA DE ABRAHAM