viernes, 19 de julio de 2013

UNIDAD 1



REFERENCIA BÍBLICA:
Mateos 19:16-22
OBJETIVO DE LA LECCIÓN:
Enseñarle a los niños que debemos hacer la voluntad de Dios y no decir ¡no! a su
voluntad.
VERSÍCULO PARA MEMORIZAR:
... hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo... (Mateo 6:10)
INTRODUCCIÓN
Educadora, comience este momento haciendo la siguiente pregunta: ¿Niños si
usted tuviera la oportunidad de ver a Jesús y estar cerquita de Él sería muy bueno?
¿No es así? Jesús está aquí entre nosotros aunque no podamos verlo. Pero digamos
que usted vivió en el pasado en la época en la que Él estaba en el mundo y surge la
oportunidad de preguntarle algo ¿Que usted le preguntaría? Educadora oiga a dos
niños y concluya diciendo: Hoy voy a contarles sobre un joven que tuvo la oportunidad
de hacerle una pregunta al Señor Jesús. ¿Vamos a saber qué fue lo que él le
preguntó? Entonces preste mucha atención que voy a comenzar.

EL JOVEN RICO
Era un joven muy rico que conocía la Palabra de Dios. Un día este joven fue al lugar
donde se encontraba el Señor Jesús y le preguntó qué podía hacer para vivir en el
cielo.
El Señor Jesús le dijo al joven que si quisiera tener la vida eterna, es decir, vivir en el
cielo debía guardar los mandamientos de la Palabra de Dios.
El joven muy interesado preguntó cuáles eran los mandamientos de los que estaba
hablando y Él le respondió: “No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no des
falsos testimonios contra nadie, respeta a tu padre y a tu madre y ama a los demás
como a ti mismo.”
El Joven rico respondió que ya conocía todos los mandamientos y le preguntó si aun
le faltaba alguna cosa más.
Jesús le respondió que para ser perfecto él debía vender todo lo que tenía y dar el
dinero a las personas pobres, y así tendría muchas más riquezas en el cielo. Después
que hiciera aquello, él podía seguirlo y volverse su discípulo.
Niños, ¡Se imaginan volverse discípulo de Jesús! ¡Es maravilloso! ¿No es así?
¡Estas siempre cerquita de Él, ayudar a las personas, ver los milagros, oír la...
... Palabra de Jesús.¡Muy fuerte! ¿No es cierto? ¿A quién le gustaría tener esta
oportunidad?
Amiguitos, ¿Saben lo qué el joven hizo ?(Espere su participación) El se puso muy
triste, pues no quería donar sus riquezas. Aquellas palabras dejaron al joven
confundido, porque no quería desprenderse de sus riquezas, perdiendo así la
oportunidad de ser un siervo del Señor Jesús.
CONCLUSIÓN
El joven rico dejó de hacer lo que Jesús le había pedido, para hacer su propia
voluntad, y desagradó a Dios con tal actitud. Niños, Dios nos enseña el camino que
debemos seguir, pero el no puede obligarnos a seguirlo. Nuestra voluntad muchas
veces es contraria a la voluntad de Dios, por eso debemos esforzarnos en hacer su
voluntad y no la nuestra. ¿De acuerdo?

ACTIVIDADES




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Titeres para La clase

NOEMI Y RUTH Coloboro EBI Casablanca