sábado, 9 de noviembre de 2013

 LA PALABRA DE DIOS NOS ENSEÑA
 

Era una vez un niño llamado Timoteo. Saben cuál era el significado de su nombre? Quien adora a Dios, que nombre bonito niños, no? Timoteo vivía con su madre Eunice y su abuela Loide y a través de las enseñanzas que recibió desde pequeño, aprendió a amar a Dios.
 
Timoteo tenía una vida parecida con la de los otros niños, así como la de ustedes, jugaba con sus amigos, estudiaba, salía de paseo con su familia. El niño fue educado por la mamá y la abuela, amaba escuchar las historias de la biblia que ellas le contaban, Eunice y Loide amaban y adoraban a Dios de todo corazón, y eran obedientes y fieles a su Palabra. Todos los días el se sentaba para oír las historias que aquellas contaban, imagínese oír de la creación del comienzo de todo. Niños ustedes se acuerdan de la historia de la creación? Del diluvio? Del arca de Noé? Ah! A Timoteo le debe haber gustado aprender sobre Moisés, la liberación del pueblo de Israel y las historias de al fe.
El niño Timoteo creció respetando las cosas de Dios, amándolo de todo corazón, y paso a tener la misma fe de su madre y de su abuela. A el le gustaba mucho aprender más sobre la voluntad de Dios, y siempre leía las historias en los pergaminos. Saben niños, en aquel tiempo aun no existía la biblia, y la palabra de Dios era escrita en los rollos llamados pergaminos, y Timoteo se esforzaba mucho para aprender y practicar las palabras escritas en ellos.


Ya cuando era grande, Timoteo conoció a un apóstol llamado Pablo que enseñaba a las personas al respecto del Señor Jesús, y tuvo ganas de hacer lo mismo que su nuevo amigo y juntos viajaban quedando contentos, pues Timoteo se había tornado un gran hombre de Dios.
Saben niños Pablo usado por Dios escribió cartas para su amigo Timoteo y esas cartas están en la biblia, en la segunda carta da Pablo para Timoteo, está escrito que toda la biblia es inspirada por Dios y es útil para enseñar la verdad, condenar el error, y corregir las fallas y enseñar la manera correcta de vivir.

CONCLUCIÓN
Niños, el Señor Jesús desea que ustedes aprendan la Palabra de Él y practiquen lo que está escrito en la biblia, para que crezcan haciendo la voluntad de Dios al igual que Timoteo, que vivió conforme al versículo que hoy aprendimos y hace referente a la historia de hoy. Pues desde niño oía la palabra de Dios, a través de ella aprendió a agradar a Dios lo que lo preparó para que más tarde venga a tornarse un hombre de Dios. Quien aquí desea agradar a Dios así como Timoteo?? Amén!
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

MARCO PARA COLGAR

Queridas educadoras, tenemos esta sugerencia como recuerdo, se trata de una imagen que pegamos sobre fomi y colocamos un listón para que l...