viernes, 2 de agosto de 2013

UNIDAD 3



REFERENCIA BÍBLICA
Hebreos 10:36, Números 13:25-33; 14:24, Josué 1:9;6; 14:1-15

OBJETIVO DE LA CLASE
Enseñar a los niños que cuando perseveramos y hacemos la voluntad de Dios, recibimos la bendición que deseamos.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR
“…porque es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengas la promesa.” (Hebreos 10:36)
INTRODUCCIÓN
Lleve a la sala una ilustración de una trompeta o una trompeta de verdad, que será usada en la hora de la historia. Educadora, comience este momento preguntando: ¿Quién de ustedes ya necesito esperar muchos días para recibir un regalo? (Espere la participación de la clase) Cuando la mamá dice que va a darle un regalo, usted queda esperando y lo quiere recibir inmediatamente, ¿no es verdad? En la historia de hoy vamos a escuchar sobre dos hombres que creyeron en la promesa de Dios y recibieron el regalo que el Señor prometió a ellos. ¿Vamos a descubrir que regalo era este? ¡Entonces quédense quietecitos que ya va a comenzar!

PERSEVERANDO EN LA VOLUNTAD DE DIOS
Había una vez dos amigos que se llamaban Josué y Caleb. ¿Vamos a repetir los nombres de ellos? Jo-su-é y Ca-leb. ¡Eso mismo! Amiguitos, Josué y Caleb eran de Dios. Un día, Dios dijo que ellos y todo el pueblo de Israel iban a vivir en un lugar muy bonito, donde habían arboles con frutitas deliciosas, hummm. Un lugar muy bonito. Saben amiguitos, en aquella época el pueblo de Dios estaba viviendo en el desierto, un lugar donde solo había arena, no tenia ríos, mar, ni arboles. El pueblo sufría mucho en aquel lugar, y por eso Dios dijo que daría a ellos una ciudad muy buena para vivir. El nombre de aquel lugar, era Canaán, ¿vamos a repetir el nombre de la ciudad? Canaán. Pero para llegar hasta esa ciudad, el pueblo de Dios debía pasar por la ciudad de Jericó. Saben amiguitos, Jericó era una ciudad con un muro bien grandote (Educadora, abra los brazos dando la impresión de grandeza), y allá vivían los enemigos del pueblo de Dios.

¿Saben lo que Dios hablo a Josué? El hablo a Josué que tomara las trompetas, (muestre la ilustración o la trompeta real) y distribuyera al pueblo y marcharan hacia el muro. Ellos obedecieron e hicieron eso por seis días (muestre seis dedos), y en el séptimo día (muestre siete dedos), ellos tuvieron que tocar las trompetas y gritar bien fuerte. Así ellos hicieron y ¿saben lo que sucedió? El gran muro cayo. ¡Viva! Y después de algún tiempo Josué y Caleb fueron bendecidos y conquistaron la tierra prometida.

CONCLUSIÓN
Amiguitos, cuando obedecemos a Dios somos bendecidos. Dios siempre responde a nuestras oraciones y nos bendice. Entonces pidan a El aquello que ustedes necesitan, y El les dará, ¿Entendieron? ¡Amén!

ACTIVIDADES


No hay comentarios:

Publicar un comentario

MARCO PARA COLGAR

Queridas educadoras, tenemos esta sugerencia como recuerdo, se trata de una imagen que pegamos sobre fomi y colocamos un listón para que l...